Los alumnos han atravesado un umbral a la secundaria. Todo lo que el alumno ha venido aprendiendo hasta ahora se estudia ahora de una manera completamente distinta: En los años anteriores, el aprendizaje fue a través del sentir, de las historias e imágenes. Ahora los temas son comprendidos a través de la presentación, discusión, reflexión y el pensar. 

En lugar del maestro depender de un libro de texto, el material es seleccionado especialmente para que haya una relación entre el mismo y los alumnos de la clase. Ahora, una comunidad de especialistas transmite a los alumnos sus conocimientos. 

El currículum de High School Waldorf se basa en comprender que cada asignatura tiene un lugar importante en la vida de cada alumno. Por ejemplo, a través de la ciencia, el adolecente aprende a observar procesos naturales y mecánicos. A través del lenguaje extranjero, el reconocer la manera de pensar de otra cultura y, su propia capacidad de comunicarse. En las matemáticas, el alumno experimenta el asombro de la forma y los patrones numéricos y de la naturaleza. El arte le permite desarrollar una sensibilidad interna a los procesos de vida; a través del trabajo manual, aprende a traer el sentido estético a la vida práctica. La música desarrolla un sentido individual de tono, y permite la experiencia social de compartir obras musicales. 

Las asignaturas se convierten en el mundo a través del cual se teje una perspectiva integral del universo. En la Pedagogía Waldorf, cada alumno es reconocido por sus habilidades, capacidad y fortalezas, y como merecedor del contenido de cada una de las asignaturas. Finalmente, en los últimos dos años escolares, algunas de las asignaturas son elegibles. 

El concepto de mainlesson permanece, pero la forma y su contenido son distintos. El contenido se relaciona cada año de la escolaridad secundaria con el desarrollo psicológico de la etapa evolutiva y las experiencias clave de cada etapa de la adolescencia. 

 

 

Add Comment