¿Quiénes son los niños Girasol?

Los “Niños Girasol” son aquellos niños que se preparan durante su quinto y sexto año de vida para el aprendizaje formal que les espera próximamente en la primaria. Se caracterizan por mostrar curiosidad por el mundo del aprendizaje, haber desarrollado la voluntad y, las principales facultades de la niñez: andar, hablar y pensar. Los anteriores, siendo evidencia de un desarrollo y madurez integral, de que el niño está listo para continuar a la primaria.

Se diferencian de un infante, con un cuerpo más esbelto y proporcionado. Sus habilidades motrices les permiten una buena coordinación y ejecución de sus extremidades a nivel grueso, y, son capaces de realizar tareas de motricidades fina de mayor complejidad.

El juego de esta etapa evolutiva aún es de gran importancia y consta de roles y reglas, y es regida por una fantasía creadora bien establecida.

Entre las habilidades motrices finas se encuentran los tejidos de dedos, la costura y el bordado, y, el telar, que trabajan la coordinación óculo-manual, la secuencia, y, la pinza. En el dibujo, la madurez gráfica muestra conceptos espaciales, figuras humanas, paisajes y casas con propósito. Debido a que el interés por el trabajo es primordial, el niño posee la voluntad de realizar este tipo de actividades mientras sus compañeros menores juegan, por ejemplo.

Físicamente, son capaces de realizar movimientos de coordinación de extremidades como el salto sobre un solo pie, salto de cuerda, el uso de los zancos, el “skipping” y, el zigzag, a través de movimientos firmes y controlados. Asimismo, son capaces de utilizar barras, columpios y pasa manos con independencia. Una gran mayoría comienza la segunda dentición, evidencia física de la transición celular que se ha llevado a cabo durante el primer septenio del niño.

A nivel cognitivo, poseen la facultad de seguir instrucciones de más de 3 pasos, seguir e identificar patrones, inferir y elaborar conclusiones propias, cuestionar conceptos elevados, relatar historias y seguir el hilo de las mismas. Esto se refleja en su comportamiento integral, y también, en su juego.

En el lenguaje, se ponen en evidencia la pronunciación y articulación correcta; la expresión verbal con sentido, el relato de historias y recuerdos completos; y el interés por ampliar su vocabulario y aprendizaje intelectual.

La culminación de esta etapa es simbólicamente marcada por el “Festival del Girasol”, en donde los niños demuestran antes sus maestros, padres y familiares sus habilidades a través de un circuito motor y la muestra de las “Casitas”. El circuito consta de destrezas motrices que evidencian el desarrollo físico del niño: Al inicio de arrastran como comenzaron de lactantes, y, al fina, caminan sobre zancos para atravesar un río que los lleva a una siguiente etapa de sus vidas. La muestra de las “Casitas” representa el espacio que el niño a encontrado en el mundo y, un muñeco de madera, elaborado por los mismos niños, los representa a sí mismos.

Add Comment